20.10
2010

En el Museo Timoteo Navarro se exhibe una muestra sobre Malvinas. Abrió la Bienal de Fotografía Documental.

“Siempre hay una interpretación de la realidad por medio de la fotografía. Como todas las artes es una forma de apropiarse de esa realidad y de transformarla”. Sereno y en voz baja, Juan Travnik reflexiona y busca las respuestas más apropiadas a las preguntas de La Gaceta. El experto, cuyos retratos de la Guerra de Malvinas pueden verse desde ayer en el Museo Timoteo Navarro, en el marco de la Bienal de Fotografía Documental, obtuvo premios y reconocimientos internacionales y expuso en diferentes países. En el camino de las definiciones que apura el periodista, Travnik señala: “la realidad se transforma por medio de la fotografía”.

RETRATOS. El fotógrafo Juan Travnik expone imágenes de soldados y de paisajes de las Islas Malvinas. LA GACETA / FRANCO VERA

RETRATOS. El fotógrafo Juan Travnik expone imágenes de soldados y de paisajes de las Islas Malvinas. LA GACETA / FRANCO VERA


-¿Qué es la fotografía de autor?
- Desde sus inicios la invención de la fotografía se anuncia en la Academia de Artes y Ciencias, porque se le adjudica un nivel de expresividad. Entonces, desde el comienzo los hombres la utilizan para su expresión personal. A 10 años del daguerrotipo la gente se manifiesta de modo personal con este medio. Y en los últimos años asistimos a una explosión de este concepto, sobre todo cuando se la utiliza en el campo de las artes visuales. En definitiva, creo que no hay forma de que la fotografía evite la subjetividad del que la hace.

- Destaca usted la relación con las artes visuales…
- El pintor agrega sobre el blanco lienzo materias que le sirven para su creación. El proceso en la fotografía no es aditivo, sino selectivo. El fotógrafo basa su trabajo en el espacio. Cuando encuadra determina qué es lo que quiere mostrar. La vida es un devenir de imágenes, pero el fotógrafo encuadra y recorta el espacio y también selecciona el tiempo, el momento en que va a sacar la foto. Hay una selección de tiempo y espacio. Hoy las nuevas tecnologías han ido corriendo los ejes de los usos de las imágenes fotográficas; hay nuevas modos de documentar lo que antes hacía la fotografía, como el video y el cine, porque se busca registrar más en tiempo real y con movimiento.

- Pero la fotografía sigue vigente…
- Porque está ligada al concepto de veracidad, de credibilidad. Una foto da cuenta de que algo existió. Pero el tema es cuando el que mira cree que algo existió de esa manera pero olvida la subjetividad del autor que, insisto, no hay forma de evitarla. Las imágenes cuentan con una alta dosis de ambigüedad, pero la paradoja está en que en el imaginario colectivo se tiene la noción de verdad absoluta, pero se olvida que es una realidad vista por alguien y desde su estructura de pensamiento. Hay una mirada previa, aún en los modos más básicos. Si encargás a 10 personas con una misma consigna las 10 fotos de la misma esquina serán diferentes.

- En tu exposición en el museo, ¿qué se ve?
- Intento expresar lo que pienso. Ahí veo que hay una gran parte de ficción, pero también una parte de documento. En los retratos que hice ninguno es actor, estuvieron en la guerra. Pero regreso a aquello de que siempre hay una interpretación de la realidad. Nunca entendí por qué a un juego de lentes, de cristales que se usan para calibrar la imagen se le terminó llamando objetivo. Es una cruz que carga la fotografía, de ser un mero registro.

Fuente: La Gazeta

18.10
2010

Fotos gandoras del concurso de fotoperiodismo de Clarin

Una notable colección de imágenes de la realidad fue el resultado del certamen de fotografía organizado por Clarín con el Centro Cultural Borges. El premio mayor y los premios en cada categoría se presentan aquí. Además, los sesenta finalistas exponen en el Borges hasta el 31 de octubre.

LA FOTO DEL AÑO. En San Juan, Axel pide ayuda tras un accidente con su padre, que sobrevivió

LA FOTO DEL AÑO. En San Juan, Axel pide ayuda tras un accidente con su padre, que sobrevivió

El fotoperiodismo opera descubriendo lo que está a la vista de todos. Es una paradoja, pero una paradoja real. Lo que se ve en la foto es lo que está en la realidad. Sólo hacía falta detener la lente allí. No hay composición artificial. El fotoperiodismo es realismo extremo. Permite vivir el acontecimiento dos veces. Cuando ocurre y cuando se lo observa fotografiado. Permite instalarse en el tiempo, desafiarlo. El tiempo fluye pero la foto queda. Y también, vuelve a presentar lo que es visualizado por muchos pero que el tiempo tiende a hacer efímero.

NOCHE EN EL DESCANSO. Como espiando, la cámara logra captar la ceremonia íntima, en Comunidad Pilagá, Formosa

NOCHE EN EL DESCANSO. Como espiando, la cámara logra captar la ceremonia íntima, en Comunidad Pilagá, Formosa

FLUIDO VITAL. Mientras se libra la protesta y la represión policial en el Alto de Bariloche, cualquier estrategia es apta para resistir

FLUIDO VITAL. Mientras se libra la protesta y la represión policial en el Alto de Bariloche, cualquier estrategia es apta para resistir

En ese sentido, el fotoperiodismo propiamente dicho es en un punto más curioso que el cine o la televisión, que siguen la secuencia del tiempo. Los filmes son imágenes que fluyen como las de la vida. El fotoperiodismo es un freno a esa corriente. Y esa fijación en el instante, como señaló ya de manera insoslayable Cartier Bresson, instituye “la eternidad del instante”. La comunicación visual de masas nace con las guerras fotografiadas. La Guerra Civil española se humanizó con las fotos que los grandes fotoperiodistas tomaron de ellas. Es decir, las imágenes generaron conciencia sobre el horror de la guerra. Las fotos exhibieron que los que sufren y caen son hombres de carne y hueso. Las últimas fotografías recién descubiertas de Robert Capa, así lo vuelven a revelar de manera impactante.

A 900 KILÓMETROS. De Buenos Aires, la tierra perdió el 90 por ciento de las vacas y tres años de cosechas

A 900 KILÓMETROS. De Buenos Aires, la tierra perdió el 90 por ciento de las vacas y tres años de cosechas


ALINEADOS. Diego Aarmando Maradona, junto a su equipo, durante el pasado Mundial en el que llegaron hasta los cuartos de final

ALINEADOS. Diego Aarmando Maradona, junto a su equipo, durante el pasado Mundial en el que llegaron hasta los cuartos de final


A CUBIERTO. Guarecidos durante la Asamblea Universitaria, los estudiantes libran su pequeña cruzada de protesta

A CUBIERTO. Guarecidos durante la Asamblea Universitaria, los estudiantes libran su pequeña cruzada de protesta


GOLPIZA POLICIAL. Después de hacerse público este caso de agresión directa a Nicolás, dos policías fueron destituidos

GOLPIZA POLICIAL. Después de hacerse público este caso de agresión directa a Nicolás, dos policías fueron destituidos


MARTÍN PALERMO. El pecho abierto, la mirada al cielo, el cuerpo entero celebrando la clasificación para el Mundial.

MARTÍN PALERMO. El pecho abierto, la mirada al cielo, el cuerpo entero celebrando la clasificación para el Mundial.

Simbiosis entre el reportero y lo que ocurre. Esa es la esencia del periodismo. Estar donde acontecen los hechos, retratarlos allí mismo, aunque a la vez con la perspectiva que cada sujeto tiene. El fotoperiodismo es realismo y es perspectivismo. No hay foto sin perspectiva y es el juego de las múltiples perspectivas visuales lo que hace del relato fotográfico un juego plural y democrático. Esta exposición es un homenaje a ese juego vital, y más necesario que nunca.

Por Ricardo Kirschbaum
Fuente: Revista Ñ

14.10
2010

“Ausencias” de Gustavo Germano en Frankfurt

Si hay un país donde la fotografía tiene una presencia especial es en Alemania. Quizás se deba a que este lugar sufrió guerras mundiales y holocaustos que dejaron millones de bajas, de huecos. Y son esos huecos los que la fotografía, aquí, pretende llenar. O marcar. Esto se puede ver hasta a nivel urbanístico, en las calles de las ciudades alemanas, donde por cada espacio vacío (que son muchos, ya fuera porque antes había un edificio que fue bombardeado o porque estaba el Muro), en su lugar, ahora hay una fotografía. Una especie de recordatorio a través de la imagen.
Juan Gelman y Gustavo Germano en la muestra "Ausencias" en Frankfurt
Por eso, la muestra de fotografías sobre los desaparecidos que está realizando Gustavo Germano en los subsuelos de la Iglesia de San Paulo (Paulskirche) de Frankfurt, trae consigo un peso impensado.

Cada obra está formada en dípticos, o sea, por dos fotos conjuntas, una familiar completa antes de la desaparición de la persona y otra treinta años después, reproduciendo la misma situación con el resto del grupo familiar pero el espacio que ocupaba el desaparecido ahora vacío.

Estas imágenes, en vez de intentar llenar los vacíos como lo hacen casi todas las fotografías aquí, los señalan. Les dan lugar. Indican la desaparición. Por eso a uno lo recorre un escalofrío cuando las contempla. Pero hay una diferencia fundamental entre la mayoría de las fotos -recordatorios de los alemanes y las fotografías- índice de Germano: las primeras recuerdan a los muertos; las segundas, recuerdan desapariciones. Son mucho más inquietantes. Y en el subsuelo de esta iglesia alemana, en medio de ciudades que arrastran tanta historia y tanta muerte, estremecen.

Por Mercedes Perez Bergliaffa
Fuente: Revista Ñ